El verano, las vacaciones y la hiperconectividad

Acaba el verano, volvemos a la rutina. Han terminado las vacaciones. ¿Hemos descansado?¿Hemos sido capaces de dedicar tiempo de calidad a nosotros mismos? A nuestras familias y amigos? Probablemente no.

Vivimos en un mundo hiperconectado. Constantemente conectados a noticias, grupos de whatssap, email del trabajo, blogs, RR.SS. Información al minuto. Sin restricciones de tiempo o de lugar. Y en muchas ocasiones, el flujo de información que recibimos es principalmente ruido. Ruido confuso, de muchas fuentes, que en ocasiones se emite sin un mínimo de reflexión previo, y muchas veces se recibe sin pararse a pensar el impacto que tiene, inmediatamente silenciado por la siguiente noticia, el siguiente comentario o la siguiente broma viral.

Y lo que es peor. Las vacaciones, como las conocíamos tiempo atrás -momento de desconexión, de recarga- dejan de serlo por la constante necesidad que nos creamos de chequear el correo. De revisar el grupo de whatssap.De ver ese “peep-peep” que suena. Y si no suena, casi peor…¿No se acuerda nadie de mi? ¿No entra correo nuevo? Qué angustia.

No hay quien nos entienda.¿O si?.  Nos pasamos el día, enganchados a aparatitos, que en muchos casos están conectados a una descarga de datos. Consumimos ancho de banda, consumimos información…consumimos? o somos nosotros el producto?. Porque luego descubres que lo que se persiguen son tus datos, tu información de hábitos y consumo, tu localización etc.

Hemos vuelto entonces a la rutina, y en la oficina es incluso peor. Hace años, la gente se acercaba a tu mesa, o te llamaba por teléfono, e incluso estaba el email…pero ahora debes estar pendiente no te dejes nada… La convocatoria de la próxima reunión te puede llegar a través de email, güasap, móvil, correo electrónico, Avisador de CRM, mensajería instantanea como SKYPE…fascinante. Y empiezas a trabajar, delante de tu ordenador, y te saltan avisos de debates que te interesan (¿seguro?) en LKDN o comentarios que son tendencia en la red del pajarito azul. Las cosas de Feisbuk las dejas para luego porque estás en horario de trabajo…(aunque claro, una mirada habrá que echarle).

Pero lo peor de todo esto, lo que no consigo controlar, lo que me supera enormemente…es que para cada una de estas cosas es necesaria…UNA CLAVE. Una nueva clave. Imposible que no se te olvide alguna. Y no hay nada más ineficaz que eso. El tiempo que hay que dedicar a pensar en cual es la clave para conectarte a la siguiente pantalla de nuestra vida.

Hyperconectados…hyperliados…hyperperdidos. Alguna solución posible?matrix-1013611_1920

 

 

Anuncios

Robots, y trabajo…

Se acaba el año 2012, y cuando todo el mundo anda preocupado con las elevadas tasas de desempleo que tenemos, especialmente en desempleo juvenil (que creo que se considera hasta los 25-30 años!!??), surgen artículos como este que dan que pensar.

http://www.newyorker.com/online/blogs/newsdesk/2012/12/will-robots-take-over-our-economy.html

Sustenta la teoría de que en un corto plazo de tiempo, gran parte de las profesiones que conocemos como tal desde hace cientos de años serán absorbidas por mano de obra “no humana”, o bien robots como los que conocemos de las películas o por herramientas virtuales que realizarán cálculos, gestionarán granjas, controlarán el tráfico, y nos llevarán de forma segura en nuestros desplazamientos. Además, en la mayor parte de análisis e intervenciones quirúrgicas de rutina, buena parte del trabajo se podrá realizar por robots, que analicen, intervengan, esterilicen etc.

Esto ya ha ocurrido antes, a principios del siglo XX gran parte de la población trabajaba, o dependía directamente del trabajo en el campo, cultivando, o criando animales. Poco a poco eso ha cambiado, y ahora gran parte de la producción se hace con medios mecánicos y un gran aporte de tecnología.

Visto así, la situación da un poco de miedo. Si en España nos hemos quedado descolgados porque dicen que volcamos nuestras aspiraciones en una industria de construcción de poco valor añadido (que seguro que se puede sustituir por robots en caso de que resurga…), si tenemos una generación muy preparada emigrando, y una gran bolsa de jóvenes que no se adaptan a los nuevos tiempos, y que no estudian ni trabajan y se limitan a esperar subsidios y ayudas, ¿como nos podría afectar esta suerte de Revolución Industrial?. Muy probablemente con el pie cambiado.
En un país en el que las ayudas de I+D+I (La I de innovación en mayúsculas por favor!) van cayendo a medida que se va cambiando de gobierno, sea quien sea el que gobierne, ¿como vamos a adaptarnos a esos nuevos tiempos?.

Algunos podrán pensar, “…eso a mi no me afecta, yo tengo un título universitario y un MBA!”. Pero esa amenaza es real para todos, trabajadores cualificados o trabajadores no cualificados porque un gran porcentaje de los trabajos como hoy los conocemos desaparecerán. Y en el artículo lo avisan, ni “White Collars” ni “Blue Collars” están a salvo de este cambio.

La buena noticia viene de que muy probablemente estos cambios darán lugar a nuevas profesiones que ahora mismo no podemos ni imaginar (algo que, por otra parte, ya está pasando, ¿o alguien sabía lo que era un Community Manager hace 15 años?). El ser humano seguirá siendo indispensable para determinadas tareas que requieran creatividad, flexibilidad, y que lleven a crear cosas nuevas (para lo que los ordenadores y robots no están programados).

Un tema interesante son los comentarios que se incluyen en el artículo sobre la necesidad de subirse a ese tren pronto. Dado que el que no disponga de tecnología, quedará -como ha ocurrido siempre- en clara desventaja con el que lo use de forma intensiva. Y así habrá países con incrementos rápidos de GDP porque disponen de tecnología que les hace más eficientes e innovadores. Poco a poco el hueco se cubrirá entre unos y otros a medida que los robots se extiendan y se reduzcan sus costes de implementación pero hasta que ocurra, se darán épocas de fuertes desigualdades.

Por lo tanto parece que en un futuro, los problemas con los puestos de trabajo seguirán existiendo, pero quizá derivados de otros factores (la introducción de robots, los cambios en el mercado de trabajo, la automatización de tareas). Esto ya se está viendo en los últimos años en las grandes industrias (automóvil, aeroespacial, telecomunicaciones), y nos va a obligar a reinventarnos constantemente buscando aportar el mayor valor añadido posible como trabajador, siendo creativo e innovador y adaptándonos a los nuevos tiempos. El problema es que a mí me va a pillar ya mayor y me da un poco de pereza…ya veremos. De momento, que se acabe 2012, y llegue 2013 con alguna buena noticia.

Sobre Grafeno, Investigación e Innovación…

5057399792_b88ae5b06b_z

El grafeno es un material fascinante, que tiene -y con razón- muy entretenida a la comunidad científica de diversos campos. Químicos, Físicos, Ingenieros, están frotándose las manos sobre las caractarísticas y las posibles aplicaciones de este nuevo material (no tan nuevo, porque se describe por primera vez en los años 30 del siglo pasado). El grafeno es un material de muchos superlativos: es el mejor conductor de la electricidad a temperatura ambiente y el material más duro jamás probado. También es un excelente conductor del calor, y es transparente y flexible

Hoy me ha llamado la atención este artículo sobre Investigación en Grafeno soportada por el gobierno de Reino Unido.

http://innovacion.ticbeat.com/26-millones-euros-investigar-grafeno/

Al hilo de este artículo me ha venido a la memoria un artículo que leí recientemente y sobre el que ya he escrito un post anterior. En el artículo del que hablo (“Investigación básica en las empresas”), se discute si es necesario que las empresas hagan o no una inversión en investigación básica. El ejemplo del Grafeno es un claro ejemplo de que invertir en determinados campos puede ser muy interesante para una empresa, que pasará probablemente de hacer investigación a lograr una innovación en poco tiempo.

¿Qué tiene el Grafeno de particular? Todo, su estructura, sus características fisico-químicas derivadas de su estructura, sus potenciales aplicaciones, su dificultad para conseguir lograrlo en grandes cantidades, el Premio Nobel otorgado en 2010, a André Geim y Konstantin Novoselov, da muestras claras del interés que hay en este material.

Se puede encontrar un montón de información sobre Grafeno ( ver p.ej http://www.technologyreview.es/read_article.aspx?id=36598http://www.technologyreview.com/video/414972/making-graphene/), sobre las aplicaciones que se le están buscando y porque se considera uno de los materiales con mayor potencial.

En el artículo que me ha llamado la atención de la financiación de la investigación de este producto, el dinero lo pone la administración pública, y pone dinero en grandes cantidades. La clave está en que el dinero se da a los más cualificados para realizar esa investigación (Cambridge, Imperial College…), y se busca invertir el dinero de los ciudadanos en campos que puedan dar un avance tecnológico importante y que por tanto puedan dar un ROI interesante en un periodo de tiempo razonable en forma de patentes, avances científicos y tecnológicos así como ciencia aplicada a la sociedad. Por lo que indica el artículo, el dinero se ha dado después de valorar cuales son los proyectos más interesantes, esto está muy bien dado que se van a encontrar con la competencia de otros gobiernos, y de fuertes empresas interesadas en las cualidades de este material. Esto va relativamente alineado con el post anterior en el que discutíamos si las empresas deben entrar en el campo de la investigación básica. Deben entrar las administraciones públicas a subvencionar lo que podría hacer perfectamente una empresa? Sería más interesante que los organismos públicos de investigación se enfocasen en las áreas en las que las empresas no entran por no ser rentables (p.ej enfermedades raras, mejores fuentes de enérgía, etc). las propiedades eléctricas del material, su transparencia y su dureza han sido aprovechadas por los ingenieros para desarrollar de todo, desde pantallas táctiles hasta células solares de materiales estructurales ligeros. Los investigadores de IBM están desarrollando matrices de transistores de grafeno que hacen morder el polvo a los transistores de silicio convencionales, y un grupo de Samsung está desarrollando electrodos impresos de grafeno para su uso en pantallas táctiles transparentes y flexibles.

En definitiva, me parece perfecto que se investige en Grafeno, y en nuevos materiales. La duda que me surge es quien debe pagar la fiesta…

Sobre Grafeno: