La innovación requiere…

…Coraje e Inteligencia, pero no permiso.
Innovation

De esta manera titulaba recientemente en la red profesional Linkedin un artículo Beth Comstock, CMO en GE. La linea general del post está clara. Cuanto más jerarquizada sea la organización, y más burocracia haya establecida, con aprobaciones, permisos, evaluaciones y previsiones de ingresos y beneficios, menos florece la innovación. Y sin embargo, en ocasiones esto también es necesario, la clave posiblemente esté en un correcto balance.

http://www.linkedin.com/today/post/article/20121217172219-19748378-innovation-requires-courage-and-intelligence-but-not-permission?goback=%2Eptf_*1_*1_*1_*1_following_*1&trk=who_to_follow-b

Las grandes empresas generalmente suelen establecer sistemas de control que hacen que la chispa de la innovación se pierda entre aprobaciones intermedias, procesos y mandos que intentan controlar que nada se salga de lo normal. Un ejemplo que muestra como en ocasiones la toma de decisiones debe ser ágil y sin la intervención de grandes organizaciones es la táctica militar en campos de batalla de Afganistan o Iraq donde las estructuras militares convencionales no pueden adaptarse a la velocidad de reacción necesaria. Por eso, las tomas de decisiones se realizan entre pequeños grupos de sujetos interconectados con instrucciones clara y reglas de enfrentamiento a las que adaptarse. Decisiones, rápidas y sobre el terreno.

Pone el ejemplo de pequeñas estructuras alejadas del core central de decisión de la empresa que se mueven de forma mucho más autónoma, buscando -con sentido común- el mayor beneficio para su firma, y si identifican una oportunidad se mueven de forma más ágil.Yendo en busca de dicha oportunidad sin preocuparse demasiado de tener la aprobación del stablishment de la empresa, situado a miles de kilómetros y posiblemente completamente ajenos a la cultura local, la voz del cliente en dicho país, y las necesidades que tiene el negocio para seguir siendo competitivo.

Es muy frecuente pedir permiso dentro de las organizaciones para probar algo diferente, en muchos casos porque es lo más seguro. De esa manera, si algo va mal hay más gente en la que repartir la culpa. Es un comportamiento humano y posiblemente comprensible en los tiempos que corren, donde la aversión al riesgo aumenta.

Beth Comstock afirma que, al ritmo al que se desarrolla la innovación en nuestros días, y al ritmo al que se comparte información, el estar pidiendo permiso es un lujo que no nos podemos permitir en el seno de grandes empresas (ya de por sí bastante lentas en la reacción). Sería así cierto el pensar que la mejor decisión la suele tomar la persona más cercana al problema, y que sólo se requiere coraje e inteligencia para ser audaz e innovador, pero que la confortable búsqueda de permiso es contraproducente. Esta máxima no esta establecida sólo en GE, otros gigantes de la innovación como 3M también propugna entre su personal la necesidad de innovar, aunque suponga errar en el camino. Pidiendo perdón mejor que permiso.

Anuncios

“Management that is destructively critical when mistakes are made kills initiative. And it’s essential that we have many people with initiative if we are to continue to grow.”

Cita