¿Por qué las empresas necesitan doctores?

hat-297099__340

¿Contratarías para tu equipo a una persona que durante años ha trabajado para ser uno de los mayores expertos en su campo? A una persona habituada a lidiar con proyectos? ¿A una persona curtida en el uso de documentación técnica? ¿Alguien que te podría ayudar a dar un empujón a los proyectos innovadores de tu empresa? Esas -entre otras- son las cosas que te ofrece un alguien con el título de doctor.

La desconexión entre Universidad y Empresa ha sido una herida sangrante durante años en la sociedad española. De un tiempo a esta parte, las universidades están tratando de variar el rumbo, de acercarse al sentir de las empresas, de buscar una mayor empleabilidad para sus estudiantes. Adaptando los títulos que ofertan, aunando diferentes títulos en dobles titulaciones, buscando un mayor atractivo para el estudiante, y para la empresa. Sigue habiendo un largo camino por recorrer, pero se avanza en la buena dirección. Se fomenta la salida del estudiante a otros países, se cuenta con bolsas de empleo y periodos de prácticas. Además, hoy en día, todas las universidades tienen oficinas de emprendimiento y programas de mentorización, aunque son iniciativas aún emergentes.

Durante años a las universidades -en materia de innovación y emprendimiento- les han ganado la partida las escuelas de negocio. Éstas, más ágiles, más pegadas al mercado, han creado atractivas ofertas para los estudiantes, y aportan un prestigio mayor al curriculum del candidato. A esto han añadido un fuerte enfoque a iniciativas emprendedoras, con espacios de coworking, aceleradoras de empresas, puntos de encuentro entre emprendedores e inversores y estudios propios enfocados a emprendedores y a nuevas empresas.

Hay otro punto de diferencia entre ambos tipos de institución. El cuidado y la atención por el egresado. Las escuelas de negocios prestan gran atención a los alumni, haciendo un seguimiento de sus antiguos alumnos y su trayectoria, mientras que las universidades aún tienen mucho que hacer en ese campo.

Y sin embargo, hay un grupo de alumnos que salen de la Universidad que pueden suponer una diferencia a favor de las Universidades como motores de innovación en el tejido empresarial de España. Son los alumnos de doctorado. Durante años, el título de doctorado en España no se ha valorado salvo en determinados nichos (empresas farmacéuticas, industria química) donde se valoraba la formación como investigadores. Sólo servía si tenías intención de trabajar en investigación dentro de la Universidad o el CSIC. Perdíamos un potencial enorme. A los mejor preparados, a los que más se habían esforzado ¿por qué ese limitante a la hora de contratar a un doctor? O se colocaban en un puesto de mucha menor cualificación, con lo que se perdía su potencial, o se marchaban a otros países donde si se valoraba el título y la experiencia de doctor.

En muchas empresas multinacionales es motivo de orgullo tener doctores. De hecho el incluir en la firma del correo electrónico o a píe de un documento las siglas Ph.D. indicando que la persona estaba en posesión del título de doctor era motivo de reconocimiento. En España, el título de doctor no sólo no ha estado reconocido sino que era motivo de broma. Yo mismo no lo he incluido durante mucho tiempo. No digo que tener el título te aporte superpoderes…de todo hay en la viña del señor. Pero en muchos casos, si que supone un hecho diferenciador poco aprovechado.

Y entonces…¿Qué pueden aportar los estudiantes y los doctores al tejido empresarial? dicho de otra forma ¿Que puede interesar a las empresas de este colectivo de trabajadores? ¿Por qué son un potente activo para la empresa?. Existen una serie de características comunes al grupo, independiente de la rama académica en la que se haya especializado. A continuación, 10 cualidades que aporta un doctor al entorno empresarial.

-Resiliencia.- La capacidad de sobreponerse a baches, cambios de dirección, cambios de objetivos. Capacidad de sobreponerse a la burocracia y la lentitud del sistema académico. Una vez finalizado el periodo doctoral, el alumno ha creado una resistencia al desaliento que le hará especialmente valioso en el entorno empresarial.

-Madurez.- El doctor se ha enfrentado a diferentes problemas en su periplo investigador que le harán forjar su carácter. Un carácter guerrero y resistente, aderezado con una curiosidad y unos modelos mentales que les hacen muy valiosos.

-Capacidad de análisis crítico.- Parte del proceso de aprendizaje en el doctorado es una aproximación crítica a las teorías existentes, a los métodos existentes de trabajo y a lo convencional. Una capacidad de valorar los puntos débiles de una situación, y de analizar alternativas evaluando las repercusiones que pueden tener. En suma una aproximación de pensamiento estratégico que no aparece en otros perfiles.

-Metodología.- La aplicación del método científico, analizando datos, planteando hipótesis, diseñando experimentos, testeando ideas y planteando conclusiones, se puede aplicar al entorno empresarial. El desarrollo de nuevos productos, el lanzamiento de nuevas ideas, y la gestión de proyectos se hace más fácil con estas habilidades en la mochila.

-Innovación.- Un punto de vista diferente, con capacidad de análisis, visión tecnológica y conocimiento técnico profundo llevará al lanzamiento de nuevos productos, servicios, o modelos de negocio de forma más eficaz. La curiosidad inagotable, y la capacidad de gestionar proyectos harán de ellos un motor importante para desarrollar innovación en la empresa.

-Experiencia internacional y fuerte red de contactos- Hoy en día es más habitual encontrar candidatos que hayan trabajado en el extranjero, pero entre los doctores no es un problema porque acostumbran a pasar periodos en el extranjero con lo que amplían su conocimiento y su experiencia personal, así como construyen una red de contactos potente con otros científicos de su campo y áreas adyacentes.

-Capacidad de comunicación y síntesis.- La necesidad de manejar ingentes cantidades de información y documentación durante las fases de preparación y de escritura de la memoria final de tesis doctoral lleva a una gran capacidad de síntesis y a una búsqueda constante de comunicar de forma que impacte a la audiencia. El manejo de la bibliografía y la capacidad de redacción de documentos, informes, etc será muy importante en un entorno laboral.

-Capacidad de reinventarse, seguir aprendiendo.- Estamos en un mundo en el que se prevé que en el futuro una de las habilidades más necesarias sea el readaptarse al entorno y nunca dejar de aprender. Aprender-desaprender-volver a aprender. Un doctor está acostumbrado a adaptarse, a aprender nuevas cosas y a seguir aprendiendo y dudando de lo que ya sabe.  Las cualidades de management, y las habilidades de gestión las aprenderán pronto, una vez inmersos en el día a día de una oficina, laboratorio o fábrica.

-Gran capacidad de trabajo en equipo.- Hoy en día las investigaciones se realizan en colaboración con otros miembros del equipo, y en colaboración con otros equipos de otras Universidades y Centros tecnológicos. La capacidad de influir y colaborar con otros grupos es una herramienta que será muy útil en la empresa.

-Enfoque a objetivos, gusto por el detalle.- La capacidad de enfocarse en un objetivo, hasta ser el mayor experto en un determinado campo es una cualidad general de un doctor. El ser detallista y con un gran enfoque en lograr resultados perfectamente rematados puede ser una gran ventaja en determinados puestos.

Existen iniciativas por parte del gobierno para fomentar la contratación en las empresas de profesionales con el grado de doctor (Programa Torres Quevedo, http://www.injuve.es/convocatorias/becas/convocatoria-ayudas-torres-quevedo). Sin duda es una buena iniciativa. Sin embargo, la contratación debe producirse no al calor de una subvención, sino por la firme convicción en el ámbito empresarial de que se contrata a un profesional que ha dedicado años a formarse para ser el mejor en su campo.

Hoy en día además, se están creando iniciativas para tratar de formar a los doctores orientándoles para un mejor aterrizaje en el mercado laboral, dotándoles de habilidades que tienen que desarrollar. Son necesarias formaciones específicas en habilidades de negociación, gestión del tiempo, influencia, emprendimiento etc. También, programas de coaching y mentoring que apoyen a los nuevos doctores a volar con fuerza al incorporarse al mercado laboral, siendo conscientes de sus fortalezas y de los puntos a mejorar.

Además, algunas escuelas de negocio ya plantean programas específicos para dotarles de habilidades para ser emprendedores y aportar su conocimiento en la generación de nuevos proyectos empresariales. (https://www.ie.edu/executive-education/programs/accelerate-building-business-science-technology/). Algo está cambiando en como percibimos a estos profesionales, más allá de su capacidad investigadora en un laboratorio de Universidad.

Pero sin duda, necesitan una oportunidad basada en el convencimiento de que aportarán mucho al entorno profesional de las empresas. ¿Aún te quedan dudas a la hora de contratar a un doctor?. Échale un ojo al informe COTEC, sobre la importancia de los doctores en las empresas (http://informecotec.es/media/J10_Valor_Doct_Emp.pdf)

Y a los doctores que puedan leer estas letras. Mucho ánimo. Sois de lo mejor de este país.

 

Anuncios

Encuentros en EOI…Alstom

Recientemente tuve la oportunidad de asistir a una conferencia impartida en EOI por Antonio Moreno, presidente de Alstom en España.

Se puede revisar esta charla en este link de la EOI.

http://www.eoi.es/portal/guest/evento/2212/encuentro-con-antonio-moreno-presidente-de-alstom-espana

Me resultó muy interesante conocer de primera mano la actividad de la empresa, y además -y quizá más importante- la visión global que tiene un directivo de una compañía que está obligada a competir en un mercado global, con competidores globales. Los cambios de legislación en materia de energía renovable, el papel que juega China en los mercados, la importancia de abarcar toda la cadena de valor del transporte, desde la instalación, al control del tráfico, la fabricación y la postventa…todo resultó ameno e interesante.

Además de su experiencia empresarial, comentó parte de su desarrollo personal en la empresa, lo difícil que es en ocasiones tomar decisiones que afectan de forma drástica a tu vida personal…y como en ocasiones ese tipo de iniciativas resultan ser un acierto y acaban contribuyendo al crecimiento personal.

Al hilo de esas reflexiones, comentó la importancia de salir al extranjero para los jóvenes de hoy y enfrentarse a nuevas ideas, tecnologías, culturas etc.Y como eso le hizo crecer como persona y profesional.

En definitiva, una charla amena, y que ayuda a motivar a la gente joven para tomar la decisión de dar el salto fuera…