Elefantes Lean…Innovación en Grandes Corporaciones con metodología LEAN.

untitledDurante estas Navidades, he podido ponerme al día con algunos artículos que tenía pendientes de leer.
Sigo desde hace mucho tiempo el blog Nodos en la Red de Mario López de Ávila (que fue profesor mío en el IE, en un módulo de Creatividad y generación de nuevas ideas). En una de sus últimas entradas comentaba el artículo Lean Elephants, sobre la aplicación de la metodología LEAN y Customer Development, en grandes corporaciones.
El artículo lo firman autores de Telefónica (Susana Jurado y María de Olano) que durante dos años han estado implantando esta metodología en diferentes proyectos. Las barreras que han tenido que superar, las enseñanzas que han aprendido y las conclusiones son de mucha utilidad para todo aquel que se enfrente a un proyecto de Innovación dentro de una empresa, ya sea grande o pequeña.

De especial importancia, el aprender que la cultura de la empresa debe cambiar si se quieren acelerar este tipo de proyectos. Y como al final, compensa…
El link al artículo es el siguiente:

http://www.tid.es/sites/526e527928a32d6a7400007f/assets/53bfe9f128a32d6733001f37/Lean_Elephants.pdf

Presentaron este año sus conclusiones en Lean Startup Conference, en San Francisco.

http://blogthinkbig.com/lean-startup-conference/

Me ha despertado las ganas de saber más sobre la metodología, y ando buscando más información y bibliografía…

Anuncios

El nombre de los nuestros…

He terminado de leer la novela de Lorenzo Silva, El nombre de los nuestros. Es una novela muy entretenida y fácil de leer sobre la aventura colonialista de España en África. Qué pena que en muchos casos lo único que llevábamos era valor y resignación a raudales. Como escribieron en el Cantar de Mío Cid “Dios, que buen vasallo si tuviese buen señor”, y así seguimos siglos tras siglos. Demostrando coraje, iniciativa y capacidad de conquistar lo impensable, pero horrorosamente dirigidos. Por una clase dirigente que deja mucho que desear, hace siglos venían de la nobleza y de la iglesia, y hoy en día de una casta política que en muchas ocasiones no brilla por sus méritos. Y así seguimos…perdiendo a los mejores. El nombre de los nuestros.

Me ha interesado especialmente porque describe una forma de guerra a la que no estaban acostumbrados a primeros del S.XX. Un ejército desordenado, sin conocimientos militares, sin recursos, inicia una guerra contra un ejército europeo que les supera en armamento y tecnología. Y pese a todo, ganan. Con la decisión que les da el pelear por su tierra y contra el invasor, y el conocimiento del clima y la orografía consiguen ganar a un ejército mal dirigido, de soldados reclutas sin gran formación pero con muchos más recursos. Un ejército que tarda dos días en ordenar la evacuación de unidades que estaban siendo masacradas, mientras “la harka” se mueve rápidamente de una posición a otra, hostigando al grande, buscando tener pocas pérdidas, aprovechando lo que dejan atrás los españoles, creciendo rápidamente para tener una masa crítica con la que pelear, y asegurándose bien de conocer el terreno donde se mueven. Que además pronto se adapta a los avances tecnológicos (artillería) que van consiguiendo. Es, salvando la distancia, un reflejo de lo que está pasando hoy en día en algunos sectores, donde pequeñas start-up están atosigando a grandes compañías incapaces de desarrollar estrategias más ágiles -y acordes con estos tiempos-, y que finalmente deciden hacerse con la tecnología o el cliente logrado por el pequeño mediante una adquisición de la empresa pequeña o por un enfrentamiento frontal (guerra de precios incluida)…como ocurría en el libro cuando al final, se compra la liberación de los presos al no poder competir con los irregulares musulmanes y luego se aplasta con un ejército muy superior.
Muy interesante de leer…

http://www.lorenzo-silva.com/libros/nombre.htm

Robots, y trabajo…

Se acaba el año 2012, y cuando todo el mundo anda preocupado con las elevadas tasas de desempleo que tenemos, especialmente en desempleo juvenil (que creo que se considera hasta los 25-30 años!!??), surgen artículos como este que dan que pensar.

http://www.newyorker.com/online/blogs/newsdesk/2012/12/will-robots-take-over-our-economy.html

Sustenta la teoría de que en un corto plazo de tiempo, gran parte de las profesiones que conocemos como tal desde hace cientos de años serán absorbidas por mano de obra “no humana”, o bien robots como los que conocemos de las películas o por herramientas virtuales que realizarán cálculos, gestionarán granjas, controlarán el tráfico, y nos llevarán de forma segura en nuestros desplazamientos. Además, en la mayor parte de análisis e intervenciones quirúrgicas de rutina, buena parte del trabajo se podrá realizar por robots, que analicen, intervengan, esterilicen etc.

Esto ya ha ocurrido antes, a principios del siglo XX gran parte de la población trabajaba, o dependía directamente del trabajo en el campo, cultivando, o criando animales. Poco a poco eso ha cambiado, y ahora gran parte de la producción se hace con medios mecánicos y un gran aporte de tecnología.

Visto así, la situación da un poco de miedo. Si en España nos hemos quedado descolgados porque dicen que volcamos nuestras aspiraciones en una industria de construcción de poco valor añadido (que seguro que se puede sustituir por robots en caso de que resurga…), si tenemos una generación muy preparada emigrando, y una gran bolsa de jóvenes que no se adaptan a los nuevos tiempos, y que no estudian ni trabajan y se limitan a esperar subsidios y ayudas, ¿como nos podría afectar esta suerte de Revolución Industrial?. Muy probablemente con el pie cambiado.
En un país en el que las ayudas de I+D+I (La I de innovación en mayúsculas por favor!) van cayendo a medida que se va cambiando de gobierno, sea quien sea el que gobierne, ¿como vamos a adaptarnos a esos nuevos tiempos?.

Algunos podrán pensar, “…eso a mi no me afecta, yo tengo un título universitario y un MBA!”. Pero esa amenaza es real para todos, trabajadores cualificados o trabajadores no cualificados porque un gran porcentaje de los trabajos como hoy los conocemos desaparecerán. Y en el artículo lo avisan, ni “White Collars” ni “Blue Collars” están a salvo de este cambio.

La buena noticia viene de que muy probablemente estos cambios darán lugar a nuevas profesiones que ahora mismo no podemos ni imaginar (algo que, por otra parte, ya está pasando, ¿o alguien sabía lo que era un Community Manager hace 15 años?). El ser humano seguirá siendo indispensable para determinadas tareas que requieran creatividad, flexibilidad, y que lleven a crear cosas nuevas (para lo que los ordenadores y robots no están programados).

Un tema interesante son los comentarios que se incluyen en el artículo sobre la necesidad de subirse a ese tren pronto. Dado que el que no disponga de tecnología, quedará -como ha ocurrido siempre- en clara desventaja con el que lo use de forma intensiva. Y así habrá países con incrementos rápidos de GDP porque disponen de tecnología que les hace más eficientes e innovadores. Poco a poco el hueco se cubrirá entre unos y otros a medida que los robots se extiendan y se reduzcan sus costes de implementación pero hasta que ocurra, se darán épocas de fuertes desigualdades.

Por lo tanto parece que en un futuro, los problemas con los puestos de trabajo seguirán existiendo, pero quizá derivados de otros factores (la introducción de robots, los cambios en el mercado de trabajo, la automatización de tareas). Esto ya se está viendo en los últimos años en las grandes industrias (automóvil, aeroespacial, telecomunicaciones), y nos va a obligar a reinventarnos constantemente buscando aportar el mayor valor añadido posible como trabajador, siendo creativo e innovador y adaptándonos a los nuevos tiempos. El problema es que a mí me va a pillar ya mayor y me da un poco de pereza…ya veremos. De momento, que se acabe 2012, y llegue 2013 con alguna buena noticia.

La vigencia de El Padrino…

padrino
Feliz Navidad a todos,

En estas fechas, tengo la costumbre de aprovechar para estudiar, leer, ver películas antíguas y pasar tiempo con la familia. Vamos lo normal…
Dentro de las películas antíguas que me encanta revisitar está El Padrino. Posíblemente la mejor película de Mafia jamás rodada. Los que me conocen saben que me encantan las películas de gangsters, de guerra, de espías y de policías. Algo sencillo.
El Padrino sigue vigente mucho después de ser rodada, porque habla del comportamiento humano. Amor, venganza, traición, ambición…eso nunca pasa de moda. He leido en alguna web que hay escritores que han preparado libros de estrategia empresarial basándose en episodios de esa saga familiar. Imagino que hay muchas lecciones que se pueden entresacar de la trilogía.

Destaca la figura de Don Vito, un hombre creado a si mismo -como se ve en la segunda parte-, y que en una escena le dice a su hijo Michael -a la sazón nuevo lider-, que él siempre lucho por el bien de su familia, y que lo que siempre quiso era no dejarse manejar por los hilos de los peces gordos (políticos, policías, iglesia…), sino ser él el que manejase los hilos. Alguien que se rebela contra la realidad que le toca vivir, y que decide ser dueño de su destino (de acuerdo que la forma de hacerlo no es ética, ni legal pero seguramente si hubiese optado por otro camino, le hubiese salido también bien) afrontando los problemas, creando un imperio y ganandose el respeto, la admiración y la lealtad de muchos. Insisto en que el camino no era el adecuado, pero fue un emprendedor, que hizo suyo el sueño americano.

La capacidad de liderazgo del líder de la banda, que consigue sobrevivir a través de favores, chantajes, alianzas, y una lealtad llevada al extremo, como la del pobre Luca Brassi. La importancia de ganarse el respeto de sus amigos, y especialmente de sus enemigos queda patente en varias escenas de la película. La forma en la que hace “ofertas que no se pueden rechazar…” es ya legendaria.

Hay una escena en la que Don Vito le dice a su hijo Michael -que le acaba de contradecir en mitad de una negociación-, “En que estás pensando? Nunca digas delante de un extraño lo que realmente piensas o quieres…”. El mostrar sus cartas antes de tiempo en una negociación dejó a Michael en una clara debilidad frente a su oponente. Mientras, su padre escucha, y deja clara su opinión, tajante sin lugar a errores, pero agradeciendo el interés de la otra parte y dejando elegantemente la puerta abierta a colaborar en un futuro.

Muestran también la importancia de diversificar tu actividad cuando ves que el mercado en el que te mueves está maduro, o que tienes serios competidores más rápidos, más innovadores o con productos que generan mayor beneficio (como era el caso de la heroína que desencadenó la guerra con los Tataglia). Hay fuertes discusiones en el seno de la familia, entre los que opinan que no subirse al carro de la nueva realidad (un mercado copado por la heroina), llevará al declive de la “empresa familiar” dado que el resto tendrá más recursos para comprar apoyos, y personal. Sin embargo, se impone la voz de Don Vito, que hace ver que los negocios en los que ellos han crecido son pecados considerados veniales por los políticos (alcohol, juego, prostitución…), mientras que involucrarse en el negocio de la droga les pondría a todo el mundo en contra. Sería una visión primitiva de lo que ahora se considera Responsabilidad Social Corporativa?. Le preocupa el resultado de su acción, y su imagen frente a la sociedad y sus stakeholders (Senadores, Gobernadores, etc). Y lo defiende incluso llegando a verse involucrado en una guerra.

Otros temas interesantes, son la sucesión en la organización familiar. Como una mala elección podría llevar a todos al desastre (Fredo), o un sucesor demasiado impulsivo es rápidamente “eliminado” por la competencia. La importancia de seguir los consejos de la experiencia del fundador del negocio que permiten a Michael salvarse de varias trampas y emboscadas.

Y sobre todo, la eterna corrupción política, presente en las tres películas, y salpicada de corrupción policial, eclesiástica…
Es una película eterna, que da temas en los que pensar en cada escena.

Que nadie se tome a mal cualquier comparación entre gangsters y empresarios…leanlo con el punto de vista irónico con el que se trató de escribir.