El nombre de los nuestros…

He terminado de leer la novela de Lorenzo Silva, El nombre de los nuestros. Es una novela muy entretenida y fácil de leer sobre la aventura colonialista de España en África. Qué pena que en muchos casos lo único que llevábamos era valor y resignación a raudales. Como escribieron en el Cantar de Mío Cid “Dios, que buen vasallo si tuviese buen señor”, y así seguimos siglos tras siglos. Demostrando coraje, iniciativa y capacidad de conquistar lo impensable, pero horrorosamente dirigidos. Por una clase dirigente que deja mucho que desear, hace siglos venían de la nobleza y de la iglesia, y hoy en día de una casta política que en muchas ocasiones no brilla por sus méritos. Y así seguimos…perdiendo a los mejores. El nombre de los nuestros.

Me ha interesado especialmente porque describe una forma de guerra a la que no estaban acostumbrados a primeros del S.XX. Un ejército desordenado, sin conocimientos militares, sin recursos, inicia una guerra contra un ejército europeo que les supera en armamento y tecnología. Y pese a todo, ganan. Con la decisión que les da el pelear por su tierra y contra el invasor, y el conocimiento del clima y la orografía consiguen ganar a un ejército mal dirigido, de soldados reclutas sin gran formación pero con muchos más recursos. Un ejército que tarda dos días en ordenar la evacuación de unidades que estaban siendo masacradas, mientras “la harka” se mueve rápidamente de una posición a otra, hostigando al grande, buscando tener pocas pérdidas, aprovechando lo que dejan atrás los españoles, creciendo rápidamente para tener una masa crítica con la que pelear, y asegurándose bien de conocer el terreno donde se mueven. Que además pronto se adapta a los avances tecnológicos (artillería) que van consiguiendo. Es, salvando la distancia, un reflejo de lo que está pasando hoy en día en algunos sectores, donde pequeñas start-up están atosigando a grandes compañías incapaces de desarrollar estrategias más ágiles -y acordes con estos tiempos-, y que finalmente deciden hacerse con la tecnología o el cliente logrado por el pequeño mediante una adquisición de la empresa pequeña o por un enfrentamiento frontal (guerra de precios incluida)…como ocurría en el libro cuando al final, se compra la liberación de los presos al no poder competir con los irregulares musulmanes y luego se aplasta con un ejército muy superior.
Muy interesante de leer…

http://www.lorenzo-silva.com/libros/nombre.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s